En una carta abierta a los ministros de comercio reunidos en Hanói, organizaciones del sector de la salud de los países suscriptores del Tratado Transpacífico interpelan a poner fin a estas negociaciones.

Muchas organizaciones prominentes de profesionales y de incidencia sobre la salud pública han pedido a los ministros de comercio de once países de la Asociación Transpacífica  (TPP por su sigla en inglés) que no intenten de resucitar el acuerdo en su reunión de mañana en Hanói.

La carta abierta (adjunta) está firmada por la Federación Mundial de Organizaciones de Salud Pública, Médicos sin Fronteras y las principales organizaciones de salud de la mayoría de los países, incluyendo Australia, Nueva Zelanda y Japón, cuyos gobiernos están liderando movimientos para revivir el acuerdo desde que los Estados Unidos haya retirado del pacto.

Los signatarios reiteraron las inquietudes que ellos y otros habían planteado anteriormente con respecto a los impactos negativos del acuerdo sobre el derecho de la población a la salud, el acceso a medicamentos y la capacidad de los gobiernos para regular las actividades dañinas para la salud de las corporaciones.

Muchas de estas disposiciones fueron incluidas por la insistencia de los Estados Unidos, que ya no es parte, en particular las protecciones monopolísticas para los medicamentos biológicos.

Para abordar sus preocupaciones, muchas partes del texto firmado el 4 de febrero de 2016 tendrían que ser reescritas a partir de los primeros principios.

“La firma del TPP significa precipitar la inminente crisis en el sistema de salud chileno, el aumento en los años de protección en las patentes de medicamentos, inclusive genéricos, biológicos y vacunas, en un mercado farmacéutico sin contención de precios, en manos de monopolios tipo retail, afecta directamente el gasto bolsillo del paciente y por cierto del gasto público. Un documento oficial del Ministerio de Salud dice que cada año extra de las patentes sobre medicamentos costará al programa de medicamentos de Alto Costo (Ley Ricarte Soto), entre 700 y 800 millones de dólares adicionales, lo que equivale a 5 veces lo que el Ministerio gasta en entregar medicamentos para enfermedades de Alto Costo o catastróficas. El desarrollo de mejoras en políticas públicas, avance tecnológico y de investigación, infraestructura hospitalaria y de centros de salud públicos, tendrá que seguir esperando”. Señaló Gabriela Farías Tamayo, Presidenta de la Federación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud que agrupa a más de catorce mil profesionales de la salud. en Chile

“Las disposiciones para los medicamentos biológicos incluidos en el TPP a instancias de la industria farmacéutica de Estados Unidos reducirían el acceso a los tratamientos contra el cáncer y otras enfermedades graves en la región de Asia y el Pacífico”, dijo la Dra. Deborah Gleeson, portavoz de la Public Health Association of Australia. “Ahora que los Estados Unidos se han retirado, la oportunidad de eliminar estas reglas nocivas e innecesarias no debe perderse”, agregó.

La presidenta de la Asociación de Salud Pública de Nueva Zelanda, Louise Delany, exhortó a las partes a asegurarse de que los objetivos sanitarios, sociales y ambientales son fundamentales para cualquier nuevo acuerdo, de modo que las normas comerciales sean compatibles con los objetivos de desarrollo sostenible acordados a nivel mundial.

“El TPP fue otra sentencia de cadena perpetua sobre las personas con VIH y SIDA. Pensamos que se levantó cuando Estados Unidos se retiró y ahora algunos de ellos quieren seguir adelante. Instamos a que nos escuchen y elijan la vida encima del TPP,” dijo Edward Low, Director del Grupo de Accesibilidad de Tratamiento y Abogacía de Malasia Positiva (MTAAG +) ‘.

“Estamos sorprendidos de que el TPP, que plantea graves problemas de salud y derechos humanos, permanece en la agenda de 11 de los países negociadores originales, incluso después de que Estados Unidos se haya retirado de él. Los miembros de APN + están en 6 de estos países -Malasia, Vietnam, Singapur, Australia, Nueva Zelanda y Japón- y estarán entre los primeros en afrontar las consecuencias de este desastroso acuerdo comercial sobre su salud y sus vidas “, dijo Shiba Phurailatpam,  de la Red Asia-Pacífico de Personas que Viven con el VIH y el SIDA (APN +). “Ahora sabemos que el texto de la TPP otorga a la industria farmacéutica multinacional mayores y más amplios derechos de propiedad intelectual sobre los medicamentos que afectarán negativamente la vida y la salud de millones de pacientes en la región de Asia y el Pacífico. Debe ser rechazada de una vez por todas”.

Share Button
Comunicado | Comunidad internacional de la salud rechaza nuevo intento de resucitar el TPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *