Durante la tarde de ayer se realizó en Plaza Italia, el Cuecazo Anti TPP organizado por el Colectivo Ecológico de Acción y Tomate Rojo – Plataforma audiovisual -, en el colaboramos como Chile Mejor Sin TPP.

La jornada estuvo marcada por cuecas típicas del folclore nacional como El Guatón Loyola y La Consentida; la invitación de los organizadores a las y los transeúntes a bailar y la entrega de volantes donde explicamos las razones por las cuales hay que oponerse tajantemente al Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica, TPP por su sigla en inglés.

la-foto-10

En la actividad  Patricia “dedos verdes” Núñez, vocera del Colectivo Ecológico de Acción, señaló que hoy nos encontramos celebrando la independencia nacional mientras los gobernantes buscan tutelar nuestra soberanía al capital trasnacional, como es el caso de la soberanía alimentaria y la subyugación de ésta a empresas como Monsanto y que vienen incluidos en el “pack TPP” donde los países suscriptores deben poner en práctica el UPOV91, y en caso de no implementarlo, se corre riesgo de graves sanciones.

Paulina Acevedo, quien ofició como vocera de la plataforma en esta ocasión, señaló que desde hace ya tiempo se vienen dando diferentes luchas para sacar un modelo que se impuso en este país, ya que la sociedad civil está exigiendo garantía en sus derechos sociales como es la demanda por una educación pública y gratuita así como No Más AFP. “Así como no queremos que un sistema abusivo se siga instalando, estos acuerdos comerciales que Chile suscribe -país que tiene más acuerdos comerciales suscritos en el mundo –  viene no solamente a restringir nuestra soberanía sino que vienen a establecer relaciones aún más abusivos de los que tenemos hasta ahora. No hablamos de tratados bilaterales ni multilaterales, no hablamos de más empleo, hablamos de patentación y de tribunales propios de estos tratados” sentenció.

la-foto-15Durante el Cuecazo las voceras explicaron al público. que se acercó tímidamente al momento de las palabras, cuáles son los riesgos de aprobar este tratado.

El TPP al que el TiSA, otro tratado que Chile está negociando en este mismo momento sobre servicios públicos, se negoció durante 5 años en secreto y sólo pudimos saber algunos antecedentes que afectaban a la salud por filtraciones de WikiLeaks, así como también con internet.

Con el TPP aquellos contenidos subidos a YouTube que tengan derecho de autor serán bajados sin pasar por un tribunal y sin ninguna justificación. Otro ejemplo es que si hay una reunión de más de 200 personas y se escucha música con derechos de autor, va a haber que pagar por su utilización.

En cuanto a cómo restringe la soberanía nacional, destacaron que a diferencia de lo que tenemos hasta ahora, el TPP traerá organismos fiscalizadores para el comercio mundial, mecanismo de solución de controversias compuesto por un  panel de “3 jueces”. Acevedo recordó la experiencia del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) que dice que los Estados se han visto constreñidos en poder adaptar políticas en favor de los ciudadanos. “La última de las denuncias en el CIADI era de una empresa minera en Panamá a la cual le rechazaron su evaluación ambiental, imagínense lo que puede pasar si Canadá ,que está en este tratado, nosotros que tenemos un 62% de inversión trasnacional minera llega a tener esa posibilidad de demandarnos por exigir el derecho o porque el Estado que no se ha movido, en algún momento lo haga por defendernos” afirmó.

Otro antecedente que denota el tipo de política que trae el TPP, es que este tratado no ha sido consultado a los pueblos indígenas pese a que Chile, México y Perú, países que forman parte de este tratado, tienen suscrito el convenio 169. Es más, estos tres países en 1989 dieron su voto para que se adoptara este tratado, que establece que los pueblos indígenas deben ser consultados cada vez que hay medidas administrativas, como suscribir un tratado, o legislativas como votarlo, que puedan afectarles.

Acevedo mencionó que la relatora de Naciones Unidas en su último informe dijo que las empresas transnacionales y extractivas afectaban los territorios y tierras de pueblos indígenas, por lo tanto el TPP debió ser consultado. Mas la Presidenta Bachelet ya ha mencionado que este compromiso internacional no será puesto en marcha, a diferencia de Perú y México, que no se procederá a la consulta indígena, acción justificada a partir de dos decretos autoimpuestos que dejó el gobierno de Piñera

El TPP también aumentará el precio de los medicamentos. En el capítulo de propiedad intelectual, aumenta de 5 a 8 años la reserva de información de las nuevas patentaciones de medicamentos,  aumento que afectará  –sobre todo – a los medicamentos biológicos, medicamentos de última generación que tratan enfermedades mortales y que están dentro de esta categoría. Por lo tanto, lo que tenemos impuesto por el tratado con Estados Unidos -vigente desde 2004- de protección de información de medicamentos, que son 5 años, con el TPP se aumenta a 8.

El propio sistema de salud publica ha dicho, en un informe que elaboró cuando se estaba negociando el TPP, que cada año extraordinario que tenemos de los 5 equivalen en costos para el Estado a 5 fondos de la Ley Ricarte Soto. Es decir que por cada año nos inhibimos de poner 5 veces más de presupuesto para enfermedades catastróficas. Los medicamentos no sólo van a subir para cada uno de nosotros sino que también lo hará para que el Estado pueda adquirirlos.

Asimismo el TPP amenaza los derechos humanos. Cinco relatores y dos expertos de Naciones Unidas escribieron a los 12 países miembros un documento de 17 páginas sobre cuales son estas amenazas. Pero la respuesta de diez de estos Estados, que se hizo en conjunto en escuetas 5 páginas, no responden coherentes a las interrogaciones de cómo se van a proteger y velar por diferentes derechos, como es el derecho a la salud, a la vida digna, el derecho de los pueblos indígenas, el derecho a la soberanía alimentaria, entre otros.

Hay que recordar que no existen estudios que respalden los beneficios que el TPP traería para el país, de hecho Cancillería aún no entrega un estudio al respecto que quedó de hacer público hace ya 5 meses. El único pronunciamiento que tenemos es que es un informe de la Universidad Católica.

Un punto sumamente sensible en la actualidad es que 3 de las empresas que manejan el 75% de los fondos de AFP son de nacionalidad estadounidense, por lo que si eventualmente se quisiera pasar a un sistema solidario con aporte tripartito, estas corporaciones van demandar al Estado al ver afectadas sus inversiones, ya que el TPP las protege otorgándoles certeza jurídica.

Finalmente, este acuerdo también limitará la normativa interna de Chile, la actual Constitución y la elaboración de una nueva carta a la altura de las necesidades de las y los chilenos, ya que perpetúa y profundiza el sistema neoliberal impuesto en dictadura.

 

Share Button
Cuecazo Anti TPP, zapateo por la soberanía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *